El aprendizaje basado en el pensamiento, pilar del programa “Líderes con corazón”

En el Colegio CEU San Pablo Sanchinarro somos conscientes de que la educación de calidad pasa por el ámbito curricular. Pero también sabemos que es necesario potenciar competencias que beneficien el aprendizaje y el crecimiento de nuestros estudiantes en un sentido integral.

Queremos formar niños autónomos, capaces de tomar decisiones propias y de gestionar su propia vida. Por eso damos tanta importancia al aprendizaje basado en el pensamiento (Thinking Based Learning o TBL).

Formando “Líderes con corazón” para un futuro esperanzador

En los colegios CEU formamos a personas que ayudarán a transformar la sociedad. Este impacto positivo que queremos que se produzca a través de nuestros alumnos lo promovemos desde los primeros años con el programa “Líderes con corazón”.Líderes con corazón

Con él, los niños serán capaces de gestionar sus emociones, de tomar las decisiones que más felices les hacen y que además son las más positivas para quienes les rodean.

Para obtener todo esto y formar a pequeños líderes, ya desde Infantil apostamos por la visión internacional, la educación emocional, la oratoria, la psicomotricidad, la autonomía y el desarrollo de las competencias STEAM, así como las destrezas del pensamiento (Thinking Based Learning).

Educarles en este tipo de competencias desde los primeros años es importante para que generen rutinas de pensamiento y de acción que les acompañarán toda la vida.

Las claves del TBL o aprendizaje basado en el pensamiento

Esta metodología es fundamental en el programa “Líderes con corazón” y cobra una importancia enorme en los primeros años. Es entonces cuando se desarrollan las destrezas del pensamiento más rápidamente.

De esta forma los niños desarrollarán el pensamiento crítico y creativo y aprenderán a aplicarlo tanto en los estudios como en la vida. Uniendo las destrezas del pensamiento con el contenido curricular, el alumnado aprende de una manera más motivadora y activa. Lo hace a través del pensamiento, superando los límites de la educación basada en la memoria y en la actitud pasiva del alumno.

Las habilidades básicas para formar juicios adecuados

El objetivo del TBL es que los alumnos aprendan a resolver problemas con eficacia, a tomar decisiones reflexionadas y a disfrutar aprendiendo a lo largo de su vida. Conseguirán todo esto desarrollando estas habilidades:

  • Pensamiento creativo: les permitirá generar ideas.
  • Análisis: son las habilidades para clarificar ideas.
  • Pensamiento crítico: les ayudará a valorar si las ideas son adecuadas o no.

La toma de decisiones en el marco del TBL

Los niños comienzan a tomar decisiones a través de rutinas de pensamiento. Robert Swartz, filósofo y creador del método TBL, además de mentor de “Líderes con corazón”, resume en cuatro los pasos para tomar una decisión:

  1. ¿Qué hace necesaria una decisión?
  2. ¿Qué opciones tengo?
  3. ¿Cuáles son las consecuencias de cada una de ellas y qué valor tienen?
  4. ¿Cuál es la mejor opción teniendo en cuenta las consecuencias?

Siguiendo estas sencillas pautas, los alumnos aprenden a pensar. Al aplicar este patrón con frecuencia, lo adoptarán como modo natural de pensar y actuar. Además, las discusiones y debates en clase tomarán estructura y serán aún más enriquecedoras para todos.

Trackbacks & Pings