Nos preparamos para la Pascua: comienza la Cuaresma

La Cuaresma son los 40 días anteriores a la celebración de un momento único en la vida de los católicos: la Resurrección de Cristo, que se conmemora el Domingo de Pascua.

Es un tiempo de reflexión y de preparación para recibir a Dios; de arrepentirnos de nuestros pecados y de comprometernos a mejorar. También es momento de reencuentro con el prójimo, de perdón y reconciliación.

La época de conversión y penitencia

El ayuno y la penitencia están muy presentes, tal y como lo estuvieron en los días que pasó Jesús en el desierto, antes de salir a la vida pública. El color litúrgico es el púrpura, que simboliza luto, dolor, tristeza, penitencia y sacrificio. El cuarto domingo se usa el rosa, y el Domingo de Ramos el rojo, en referencia a la Pasión.

Este período arranca con el Miércoles de Ceniza, que siempre celebramos en la Capilla del Colegio. En esta jornada se impone la ceniza en la frente a nuestros estudiantes y demás miembros de la comunidad educativa. La cruz que se dibuja con esa ceniza simboliza el arrepentimiento, que se subraya con las palabras del sacerdote: “Arrepiéntete y cree en el evangelio” (Mc 1,15) o bien “Acuérdate de que eres polvo y al polvo has de volver” (Gén 3,19).

Pero la Cuaresma tiene cinco domingos más, además del de Ramos. En las Eucaristías de esos días se llevan a cabo lecturas en torno a la penitencia, la conversión, el pecado y el perdón.

Este período se celebra en la Iglesia desde el siglo IV, practicando el ayuno y la abstinencia, al no consumir carne. En la actualidad, por ayuno podemos entender el huir de las comodidades, elegir lo sencillo, ser humildes y generosos.

Además, podemos vivir la Cuaresma a través de la confesión, trabajando y esforzándonos para sacar lo mejor de nosotros mismos, haciendo pequeños sacrificios y ofrececérselos al Señor y también —cómo no— orando.

En el Colegio CEU San Pablo Sanchinarro se promueven los distintos actos litúrgicos del año desde del Departamento de Pastoral. Se anima a participar en ellos a toda la comunidad educativa y, en especial, a las familias.

Somos un centro educativo católico, con un modelo educativo basado en los valores cristianos. Por ello la Cuaresma también está muy presente en las aulas, en donde explicamos a los alumnos desde los primeros años la importancia de prepararnos para, el Domingo de Ramos, salir con alegría a celebrar que Jesús ha resucitado.

Comments are closed.