Declaración de principios


El proyecto educativo del Colegio CEU San Pablo Sanchinarro tiene por objetivo la formación de personas en un sentido amplio y plural. Defendemos que la educación no se agota en la instrucción académica, sino que trasciende la mera transmisión de conocimientos para convertirse en el arte de enseñar a vivir y, lo que es más importante todavía, de aprender a convivir. Por este motivo, tenemos el firme compromiso de guiar a nuestros alumnos con los valores fundamentales de la libertad y la igualdad, incidiendo en la importancia de la democracia y el respeto de la diversidad de opinión.

El fundamento de nuestro proyecto se asienta sobre los principios del humanismo cristiano y la entrega al servicio del prójimo. Como reza nuestro carisma fundacional: «Católicos para la vida pública». Nuestro ideario promueve la práctica solidaria, la interculturalidad –no como estrategia para aceptar las diferencias, sino con el propósito de destacar la propia virtud de lo distinto–, la afiliación comunitaria, el respeto medioambiental, la protección de los derechos humanos y, en especial, la atención de las necesidades de las minorías y de los colectivos en riesgo de exclusión social. Consideramos que estos son los principios que van a dotar a nuestros alumnos de la conciencia global idónea para participar en un mundo cada vez más interconectado.

Asimismo, la aplicación responsable de la tecnología como recurso pedagógico, la interdisciplinariedad, la innovación y la creatividad son las señas de identidad de nuestra metodología docente, un anhelo incesante de ofrecer a nuestra comunidad educativa las mejores herramientas y estrategias didácticas al servicio de una formación dirigida al bien común. Entendemos que la enseñanza de competencias y actitudes no es un fin en sí mismo, sino un medio para que nuestros alumnos consigan en el futuro algo más que un acomodo profesional; es decir, la oportunidad de ser referentes morales y agentes de transformación.

Somos conscientes de la envergadura de nuestras aspiraciones. Pero estamos convencidos de que la labor educativa es una ventana abierta a la utopía. Educar es, probablemente, el mayor desafío que se puede abordar. Hace tiempo ya que aceptamos semejante reto. Ahora solo nos importa emprenderlo con más éxito cada día.

Nuestros

Colegios CEU