Enseñar es acompañar en el aprendizaje

Enseñar es acompañar en el aprendizaje, y para ello es imprescindible un buen conocimiento del alumnado, atendiendo sus necesidades de forma individualizada y potenciando todo lo relacionado con sus capacidades, intereses, motivaciones y nuevas formas de aprendizaje.

La figura del tutor es clave

En ese acompañamiento la figura del tutor es clave. ¿Sabías que el CEU fue pionero, en los años 70, en la implantación de la figura del profesor-tutor? Más adelante distintas leyes educativas asumieron esta figura para incorporarlas al resto del sistema educativo y al resto de centros.

Desde ese primer momento en los años 70, la labor tutorial ha sido una pieza clave para el desarrollo personal y académico de nuestros alumnos, y uno de los aspectos diferenciales que más identifican al Colegio.

El tutor es el acompañante de cada uno de los alumnos a lo largo de su vida escolar. Es la persona que ve en el alumno lo mejor que hay dentro de él, incluso aquello que todavía no sabe que tiene. El tutor es la referencia de comunicación entre el centro y la familia. Es el elemento que junta colegio, alumno y familia. Por tanto, es fundamental.

El valor de la Acción Tutorial en el Colegio

La Acción Tutorial pone en valor la educación individualizada y está íntimamente ligada con la labor docente.

Tiene como objetivos:

  • Mejorar integralmente la calidad del proceso enseñanza – aprendizaje del estudiante en el ámbito de la construcción de valores, destrezas, aptitudes, competencias, hábito y virtudes que lo orienten a la detección de situaciones que pudieran poner en riesgo su rendimiento académico o causarle dificultades en sus estudios.
  • Dirigir correctamente el aprendizaje de los alumnos/as, utilizando para ello métodos y técnicas que exijan su participación activa.
  • Luchar contra la falta de motivación, de interés, pereza y trabajar para elevar su rendimiento.
  • Potenciar las capacidades del estudiante, mediante acciones preventivas y correctivas.
  • Revitalizar la relación entre el tutor/a y los alumnos/as para que estos transmitan las inquietudes del grupo, de forma que se generen alternativas de atención e incidan en la integridad de la formación de los estudiantes.
  • Ayudar a los estudiantes a encontrar respuesta a sus dificultades, a incorporarse a la sociedad de una manera activa y responsable y a realizarse lo más plenamente posible.
  • Propiciar lugares de encuentro que permitan emprender nuevos proyectos e ideas.

La tutoría es personalizada y también grupal; se presta atención a la convivencia de cada alumno con el resto de sus compañeros y al comportamiento y actitud de cada grupo.

Orientación y tutoría son dos conceptos muy ligados entre sí, por lo que a veces se confunden y se usan indistintamente. La primera implica a más de una persona, es más amplia e integral. Así, el profesorado, tutores y el Departamento de orientación están involucrados. Es decir, la tutoría es una parte de la orientación.

La tutoría no es solo un proceso que desarrollan de manera conjunta tutor y estudiante en aspectos académicos, sino también en aspectos personales. Los alumnos encuentran en su tutor a la persona que sigue de cerca su desarrollo intelectual y humano, que atiende sus necesidades….

Por lo tanto, la Acción Tutorial se organiza en torno dos ejes que tienen en común el óptimo aprovechamiento de las experiencias escolares y vitales como oportunidades de aprendizaje. Estos ejes son:

  • La Orientación Personal: persigue objetivos de desarrollo sociopersonal del alumnado que, a corto plazo, son determinantes de su ajuste escolar (participación).
  • La Orientación Académica: tiene como objetivo optimizar los procesos de aprendizaje (atención, comprensión y transferencia) y de estudio (memoria, atención y transferencia) del alumnado.

Comments are closed.